Saturday, September 18, 2010

Cambio Climático (preguntas y respuestas)- II

Earth Observatory-NASA
La NASA ha puesto sobre la mesa una nueva iniciativa y es responder a las preguntas calientes sobre el calentamiento global y cambio climático: una apuesta loable. En la RAM de mayo de 2010 empezamos con esta serie de preguntas y respuestas sobre el cambio climático enmarcadas dentro del portal de la NASA.

¿Hay los procesos naturales que pueden amplificar o limitar el calentamiento del planeta?
Sí. Cambios en una parte de los procesos del disparador del sistema del clima  pueden amplificar el cambio inicial o contrariarlo. Con un feedback positivo del clima, el calentamiento acciona los cambios que causan más calentamiento. Con un feedback negativo del clima, el calentamiento acciona los cambios que llevan al enfriamiento.

La regeneración  o retroalimentación (del enfriamiento) negativa más fundamental es que la Tierra irradia calor al espacio según su temperatura. La relación entre la temperatura y el calor irradiado es tal que un aumento en temperatura es acompañado por un aumento incluso más grande en el calor irradiado. La regeneración no evita que la temperatura se eleve, sino que retarda el índice de un aumento de la temperatura (o de disminución) que un desequilibrio dado de la energía puede causar. La regeneración radiativa permite que la Tierra alcance un nuevo estado  balanceado (equilibrado)  en respuesta a un cambio en la temperatura superficial.

Las otras retroalimentaciones dominantes son el vapor, la nieve e hielo, y  las nubes. Las temperaturas cálidas aumentan la cantidad de vapor de agua en la atmósfera. Ya que el vapor de agua es un gas de efecto invernadero de gran alcance, amplifica el calentamiento. Las disminuciones de nieve y de hielo hacen la Tierra menos reflexiva a la luz del sol entrante, también amplificando calentamiento. Los cambios en nubes pueden amplificar o limitar el calentamiento del planeta, dependiendo de donde (latitud y altitud) y de cuando (época del año) ocurren los cambios. Casi todo los científicos  que trabajan con modelos del clima usados hoy predicen hoy que las regeneraciones netas de las nubes serán neutrales o positivas (calentamiento), pero tales predicciones poseen todavía cierto grado de incertidumbre.

Numerosas otras regeneraciones también existen. Temperaturas más cálidas pueden disminuir la tasa en la cual el océano absorbe el dióxido de carbono. Las corrientes globales que distribuyen calor entre los océanos del mundo pueden cambiar debido a cambios de temperatura y de salinidad. La extensión o la contracción de la vegetación global pueden influenciar la reflexión y la absorción de la luz del sol entrante, el flujo de energía y la humedad entre la superficie y el aire, y el ciclo de carbón. A excepción de no saber exactamente cuánto harán los seres humanos para controlar emisiones de gases de efecto invernadero en décadas que vienen, el papel de las nubes  en la retroalimentación del clima es la fuente más grande de incertidumbre en las predicciones del clima futuro.

¿Si paráramos inmediatamente la emisión de los gases de efecto invernadero, el calentamiento del planeta se pararía?
No enseguida. La temperatura superficial de Tierra no reacciona instantáneamente al desequilibrio de energía creado por los niveles elevados de dióxido de carbono. Esta reacción retrasada ocurre porque mucho del exceso de energía se almacena en los océanos, que tiene una enorme capacidad de retener el calor. Debido a este retraso (que los científicos llamen “inercia termal o térmica "), incluso los 0.6-0.9 grados de calentamiento del planeta que hemos observado en el último siglo no son la cantidad completa  que nosotros podemos esperar de los gases de efecto invernadero  y que hemos emitido ya. Incluso si todas las emisiones se paran hoy, la temperatura superficial media de la tierra subiría otros 0.6 grados o así durante las varias décadas próximas antes de que las temperaturas pararan su elevación.

El retraso de tiempo es una razón por la que hay un riesgo en esperar para controlar las emisiones de gases efecto invernadero hasta que el calentamiento del planeta llegue a ser peor o sus efectos más serios y obvios. Si esperamos hasta que sintamos la cantidad o el impacto del calentamiento del planeta ha alcanzado un nivel intolerable, no podremos  volver hacia a tras en ese punto,  de modo que calentamiento será inevitable.

¿Si estabilizamos las emisiones de gases efecto invernadero hoy la tasa del calentamiento del planeta pararía?
No. Los niveles del dióxido de carbono se están levantando porque emitimos actualmente más dióxido de carbono a la atmósfera que los procesos naturales como fotosíntesis y la absorción en los océanos pueden quitar o eliminar. Por lo tanto, las emisiones estabilizadoras a las tasas de hoy no pararán el calentamiento del planeta: nuestros “depósitos”  de CO2 todavía excederían  las “retiradas naturales.” Los niveles atmosféricos del dióxido de carbono continuarían aumentando y las temperaturas continuarían elevándose. Para parar el calentamiento del planeta, tendremos que perceptiblemente reducir no sólo estabilizarnos, las emisiones en décadas que vienen.


Desde el comienzo de la Revolución industrial, los seres humanos han estado quemando combustibles fósiles y emitiendo dióxido de carbono más rápidamente que los procesos naturales pueden eliminar o reabsorber. Consecuentemente, la concentración de dióxido de carbono ha estado aumentando (línea el segmento negra.) Las demostraciones antedichas del gráfico cómo diversos panoramas afectarían a las concentraciones del dióxido de carbono.

Para reducir la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera (púrpura), las emisiones tienen que caer por debajo de las cantidades que las plantas y el océano absorben. Reducciones más pequeñas (línea azul) o las emisiones que capsulan a las tasas actuales (línea verde) retardarán solamente el índice de crecimiento. (Gráfico de Roberto Simmon, NASA Earth Observatory.)


Fuente. Earth Observatory-NASA: http://earthobservatory.nasa.gov/blogs/climateqa/?src=eoa-features

No comments: