Saturday, June 30, 2007

EL CALENTAMIENTO GLOBAL.

UNA VEINTENA DE PREMIOS NOBEL ALERTA DE LAS CONSECUENCIAS DEL CAMBIO CLIMÁTICO
Valencia, 19-06-2007


La amenaza del calentamiento global y sus consecuencias potencialmente desastrosas para el futuro de nuestro planeta constituyen uno de los mayores desafíos al que se enfrenta la Humanidad del siglo XXI.

Ante la gravedad de este problema, y por segundo año consecutivo, una veintena de Premios Nóbel presentaron en Valencia un manifiesto en el que expresaron su "preocupación por el cambio climático y el consumo energético" y su apoyo a "las recomendaciones de la reciente reunión del G-8" en las que los líderes de los países más ricos del mundo se comprometieron a reducir de forma sustancial las emisiones contaminantes que están provocando este fenómeno.

Este nutrido grupo de sabios se encontraba reunido en el impresionante Convento de Santo Domingo de la capital levantina para deliberar sobre la concesión de los Premios Jaime I de Investigación Básica, los galardones científicos mejor dotados de nuestro país (100.000 euros), que se fallarán hoy en sus cinco categorías: Investigación Básica, Economía, Investigación Médica, Protección del Medio Ambiente, Nuevas Tecnologías, y Urbanismo, Paisaje y Sostenibilidad.

El profesor Santiago Grisolía, presidente de la fundación impulsora de estos premios, explicó en la presentación de este manifiesto sobre el cambio climático que el año pasado, los integrantes del jurado ya manifestaron su preocupación ante esta amenaza ambiental y la enviaron a los gobiernos del G-8, la UNESCO y otros organismos internacionales. "Sin embargo, como vemos que las cosas no han mejorado mucho y las actitudes han cambiado poco, hemos decidido volver a hacer una nueva declaración pública en el mismo sentido", afirmó el bioquímico discípulo de Severo Ochoa, galardonado en 1990 con el Príncipe de Asturias de Ciencia.

El manifiesto de este año sobre el peligro del calentamiento global considera que "el desequilibrio creciente entre recursos limitados y el crecimiento continuado del consumo energético obliga a realizar mayores esfuerzos hacia la conservación de la energía y el control del crecimiento de la población".

Pero los Nóbel consideran que la "coordinación global" de las acciones contra el cambio climático no pueden quedarse en manos de uno o varios Estados (en clara alusión a EE.UU. y los demás miembros del G-8), sino de la ONU, que debe supervisar y controlar la estrategia mundial de un problema que concierne a todo el planeta.En la rueda de prensa posterior a la presentación del informe, el científico mexicano Mario Molina -galardonado con el Nóbel de Química en 1995 por descubrir el deterioro de la capa de ozono provocado por la emisión de clorofluorocarbonos (CFCs) y otros agentes contaminantes- aseguró que "el cambio climático no es irreversible, pero ya es muy grave".

Incluso aunque se dejaran de emitir por completo los gases contaminantes que están desencadenando este fenómeno, Molina considera que "seguiríamos padeciendo el cambio climático durante mucho tiempo, porque el clima necesitará siglos para recuperarse".No obstante, el científico está convencido de que si la comunidad internacional se toma en serio el problema y adopta una estrategia eficaz para transformar el modelo energético, "podremos evitar cambios abruptos realmente dramáticos".

El objetivo, en su opinión, es evitar a toda costa que la temperatura suba más de dos grados. Molina reconoció que la resistencia del Gobierno de Estados Unidos, el país más contaminante, a tomarse en serio esta amenaza, sigue siendo un grave obstáculo, pero celebró el hecho de que "al menos, Bush ya ha reconocido que el problema existe" y que "el Estado de California y muchas ciudades estadounidenses ya estén adoptando medidas contra el calentamiento global por su cuenta".

En cuanto a las mejores estrategias para afrontar el problema, el Nobel mexicano prefirió apostar por una visión multidimensional, antes de pronunciarse a favor de una sola vía: "No existe una única solución. Lo que es evidente es que a lo largo de los próximos 30 ó 40 años, tenemos que lograr una mayor eficiencia y desarrollar las tecnologías necesarias para obtener energía de fuentes alternativas".

Entre ellas, Molina mencionó específicamente las energías renovables, como la solar y la eólica de las que "España es líder", dijo.El descubridor del agujero en el ozono tampoco descartó la opción nuclear, aunque matizó que "sólo si se soluciona todos sus actuales problemas de seguridad y de residuos", y también dio su visto bueno a la posibilidad de continuar usando combustibles fósiles si se desarrollan tecnologías eficaces para la captura y el almacenamiento de CO2.

En definitiva, Molina expresó su convencimiento de que la solución a la amenaza del cambio climático sólo será posible mediante "una inversión agresiva en nuevas tecnologías". Así, como era lógico en una reunión de premios Nóbel, el mensaje de los grandes cerebros congregados fue una reafirmación del potencial de la ciencia para resolver los grandes desafíos del ser humano. FUENTE: El Mundo

No comments: